Conchita, Arantxa y el arte de ganar el título de la Billie Jean King Cup

12/11/2023 14:23

Leyendas del tenis, ayudaron a España a festejar los títulos en 1991, 1993, 1994, 1995 y 1998.

By Molly McElwee
Conchita, Arantxa y el arte de ganar el título de la Billie Jean King Cup
Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez sonríen, recordando los viejos tiempos. A ambas les cuesta elegir su título favorito de la Billie Jean King Cup (entonces conocida como Fed Cup) con España. Cuando tienes cinco trofeos en tu palmarés, parece que hay demasiados recuerdos entre los que navegar.
 
Finalmente se decantan por 1991, el año en el que comenzó el increíble dominio de España en el tenis femenino por equipos. Juntas llevaron al país a lugares insospechados.
 
Aquel año, levantar el trofeo en Nottingham y recibirlo de manos de la Princesa Diana fue uno de los momentos culminantes de su carrera, dice Sánchez Vicario.
 
"Creo que es difícil elegir sólo uno, pero probablemente diría que el primero que ganamos en Nottingham, porque no éramos las favoritas", explica Arantxa a billiejeankingcup.com.
 
"No jugamos en la tierra batida donde nos gusta jugar, pero la situación nos vino muy bien. Nos sentimos como en casa, el público nos apoyó en todo momento. Conchita y yo disputamos juntas el punto decisivo en dobles. ¿Contra quién fue?".
 
"¿Gigi [Fernández] y Zena [Garrison-Jackson]?”, responde Martínez.
 
"Sí", confirma Sánchez Vicario. "Así que éramos las menos favoritas, seguro".
 
Martínez añade: "No habíamos jugado tantos dobles juntas antes de eso".
 
“Las sorprendimos y se pusieron nerviosas", rememora Sánchez Vicario. "Seguimos haciendo nuestro trabajo. Estábamos muy contentas, yo estaba llorando, emocionada. Y hacerlo delante de Lady Di, que nos dio el trofeo, fue una experiencia única. Siempre recordaré ese momento. Ese fue el comienzo de nuestro éxito en la competición".
 
Han pasado más de 30 años, pero aquella victoria contra Estados Unidos desencadenó una racha fenomenal en el tenis español, que continuó encendido a lo largo de la década de 1990. En gran parte, gracias al dúo dinámico que formaba el núcleo del equipo.
Los números son impresionantes: entre 1989 y 2002, el equipo español de Sánchez Vicario y Martínez llegó a 10 de las 14 finales de la Billie Jean King Cup, y ganó cinco (1991, 1993, 1994, 1995, 1998).
 
Martínez, de 51 años, era conocida como la “Señorita Topspin”, con variedad desde la línea de fondo para desestabilizar a sus rivales. Por su parte, su compatriota se destacaba por su implacable tenacidad y persecución de los tiros. Juntas, y junto a sus diversas compañeras de equipo a lo largo de los años, fueron casi imparables durante más de una década.
 
"Creo que lo bueno es que conectamos muy bien, siempre hemos tenido muy buena comunicación cuando jugamos", dice Sánchez Vicario, de 51 años. "Conchita era excelente en el lado de la derecha, yo lo era en el revés. Combinamos nuestros dos juegos, desde el fondo y la red".
 
Ambas aportaron sus éxitos individuales al entorno del equipo. Martínez recibió la gloria mundial cuando ganó Wimbledon en 1994, y llegó a ser tres veces medallista olímpica, número 2 del mundo y ganó 33 títulos individuales durante sus 18 años de carrera. Jugó 53 partidos con España en la Billie Jean King Cup (1988 a 2004).
 
Por su parte, Sánchez Vicario, ex número 1 del mundo, fue una de las jugadoras más regulares de su época, con 12 finales de singles en Majors entre 1989 y 1998, de las que ganó cuatro. Es una de las 14 mujeres de la historia que ha disputado las finales individuales de los cuatro grandes torneos.

Su récord individual en la Billie Jean King la situó en lo más alto de la lista histórica de años jugados (16), series (58), partidos totales (100), victorias (72) y victorias en singles (50). Pero siempre apuntó a los logros del equipo.
 
"Creo que lo más difícil que hicimos fue que en un periodo de 14 años ganamos cinco finales y perdimos cinco", afirma Sánchez Vicario. "No creo que muchos países puedan decir eso. Éramos un equipo muy fuerte. Para nosotras esta competición significa mucho”.
Otro momento épico fue 1995, cuando levantaron su único título como locales, en Valencia. “¡Genial! Resultó especial ganar en casa", dice Martínez. "Jugamos en el Club Tenis Valencia y había muy buena afluencia de público”, recuerdan.

“Lo hicimos contra Estados Unidos. Por supuesto, cada vez que ganas en España, en tu país, es muy bonito. Ver a todo el público animándote, pasándotelo en grande, lo sientes en el corazón".
 
Aunque la actual cosecha de talentosas españolas no pudo replicar ese éxito esta semana en Sevilla en las Finales de la Billie Jean King Cup por Gainbridge, el legado de Martínez y Sánchez Vicario ha estado siempre presente en las dos últimas décadas del tenis de su país, con la bicampeona de un Major Garbiñe Muguruza y, más recientemente, el ascenso de Paula Badosa al número 2 del mundo.
 
Tanto Martínez como Sánchez Vicario confían en que sus experiencias en el equipo les ayudaron a impulsar sus carreras individuales y han mantenido su compromiso con el torneo. Ambas han sido capitanas de España en la Billie Jean King Cup, y Martínez es ahora la Directora del torneo de las Finales de Sevilla.
 
El sábado compartieron escenario con la propia King en el Estadio de la Cartuja, donde rindieron homenaje al 60º aniversario de este tradicional certamen.

Martínez espera que la organización del evento en España pueda inspirar a una nueva generación de jugadoras a emular sus logros y los de Sánchez Vicario.   
 
"Cuando hay buenas tenistas, eso inspira a las más jóvenes de España a hacerlo muy bien", afirma Martínez. "Nuestro objetivo es que los niños [que vean la acción en Sevilla] vayan y digan quiero jugar al tenis en los clubes".
 
"Creo que es muy importante para España tener un torneo tan increíble. Además, la Copa Davis también está en Málaga. Sean hombres o mujeres, al final es tenis y eso es lo que queremos".